lunes, 16 de abril de 2012

Trastornos venosos VS Trastornos arteriales


    
Trastornos venosos

El sistema venoso de nuestras extremidades inferiores está formado por venas superficiales y profundas. Las venas superficiales transportan la sangre desde las capas superiores de la piel, a través de las venas "perforantes" del tejido conjuntivo, hacia el sistema venoso profundo. Las venas profundas transportan la sangre de nuevo hacia el corazón. Estas venas están rodeadas por músculos y se localizan a nivel profundo en las piernas cerca de los huesos.

Los trastornos del sistema venoso superficial dan lugar a la formación de venas varicosas y a las complicaciones asociadas, entre las que se encuentran la inflamación, la hemorragia varicosa y las úlceras en las piernas.

Si las venas superficiales alteradas se extraen o se cierran quirúrgicamente, esta pérdida se ve compensada por las venas profundas. Estas venas pueden adaptar sus capacidades de transporte para asumir un volumen adicional de sangre.

Por otro lado, un problema del sistema venoso profundo implica una interrupción importante del flujo sanguíneo. Si estas venas fracasan, no pueden desviar el flujo de sangre, lo que da lugar a una enfermedad venosa crónica a largo plazo. Entre las alteraciones de las venas profundas se encuentran la trombosis y las complicaciones asociadas, como la embolia pulmonar o la degradación crónica de las válvulas venosas.
 
Si no se tratan, todos los trastornos de las venas superficiales o profundas dan lugar a insuficiencia venosa crónica (IVC). Este trastorno comienza con una tendencia inicial a la hinchazón de las piernas, que evoluciona a decoloración cutánea y, finalmente, produce llagas (úlceras en las piernas).

Por tanto, cuanto más precoces sean la identificación y el tratamiento del trastorno venoso, menor será el riesgo de que aparezcan estas complicaciones.





                 TRASTORNOS ARTERIALES:

Las arterias son las encargadas de llevar la sangre que parte del corazón a todo el cuerpo, la cual oxigenará y nutrirá a todas las células. Sus enfermedades incluyen:

Enfermedad Arterial Periférica:

Es la obstrucción de las arterias por placas de colesterol y su endurecimiento en forma progresiva, conocida como “ateroesclerosis” y es favorecida por factores de riesgo como fumar, la diabetes mal controlada, la hipertensión arterial, los niveles altos de colesterol en la sangre. Puede afectar cualquier arteria del cuerpo, aunque es más frecuente en arterias del cuello (carótidas) en donde ocasiona los accidentes vasculares cerebrales también conocidos como "embolias" y de las piernas (ilíacas, femorales, poplíteas y tibiales) ocasionando trombosis o embolismos a estas ramas.

En ocasiones los síntomas son tan inespecíficos como calambres repentinos, dolor al caminar o en reposo en estadíos mas avanzados de la enfermedad, entumecimiento, frialdad, caída del vello en el caso de las piernas. Se excluyen en esta enfermedad las arterias del corazón y las intracerebrales, ya que éstas no se consideran “periféricas” por lo que deberán ser atendidas en el caso de las arterias del corazón (coronarias) por el cardiólogo y las intracerebrales por el neurólogo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada